domingo, 1 de mayo de 2011

They live by night

They live by night, la primera película que filmó Nicholas Ray, puede considerarse como una especie de puente entre Solo se vive una vez(1937), dirigida por Fritz Lang, y otras películas posteriores como El demonio de las armas(1949) y Bonnie and Clyde(1967), realizadas respectivamente por Joseph H. Lewis y Arthur Penn, ya que comparte con todas ellas el tema de la pareja de amantes fugitivos que lucha por escapar a su trágico destino.
Nicholas Ray, amigo personal del productor de la película, John Houseman, fue contratado por éste para que mejorara el guión basándose en los grandes conocimientos que el autor de Llamad a cualquier puerta poseía sobre el período de la Gran Depresión, y terminó viéndose dirigiendo la película, inaugurando así, de forma brillante, una de las filmografías más interesantes de la historia del cine con títulos como En un lugar solitario(1949), Johnny Guitar(1953) o Rebelde sin causa(1955), por citar una brevísima parte de su carrera. No en vano Jean Luc Godard afirmaba sobre Ray "si el cine dejara de existir, solo Nicholas Ray da la impresión de poderlo reiventar, y, lo que es más, de querer hacerlo". Con They live by night Ray inauguró su carrera de forma brillante. En el arranque de la película, justo antes del inicio de los títulos de crédito, podemos ver un primer plano de la pareja protagonista, formada por el recientemente fallecido Farley Granger, y por Cathy O'Donnell, mientras podemos ver sobreimpresionado el siguiente texto"este chico y esta chica nunca fueron correctamente presentados en sociedad, en su historia, ellos viven de noche", para inmediatamente pasar a un plano filmado desde un helicóptero en el que vemos un jeep en el que viajan cuatro hombres, tres forajidos y un rehén del que se desharán inmediatamente, huyendo campo a través. A partir de aquí el espectador puede hacerse una idea del contraste que supone en el film la noche y el día, identificada la primera con la clandestinidad y la huida perpetua, en contraposición al segundo, que simboliza la vida tranquila y legal.


Nicholas Ray opta por destacar el lado intimista de la fuga de los dos amantes, y pasa de largo por situaciones potenciales de suspense como la del atraco al banco, que queda en todo momento fuera de campo. Son abundantes los primeros planos con ambos personajes, en los que pueden apreciarse sus miradas, y sus diálogos a media luz, alejados del mundanal ruido de la vida diurna. A su vez Ray juega con diversos símbolos, como los relojes que se regalan los personajes, que vendrían a simbolizar el escaso tiempo que pueden estar juntos, o los barrotes a través de los cuales filma en diversas ocasiones al personaje interpretado magníficamente por Farley Granger. En ese sentido vemos a Granger mirar a través de unos barrotes oculto en la espesura nocturna, al personaje interpretado por Cathy O'Donnell, en el primer encuentro de ambos; también podemos ver esta situación a través de un coche, o bien tras el cabezal de una cama.



Aparte de la magnífica dirección de Nicholas Ray, que se ve potenciada por la excelente fotografía en blanco y negro de George E.Diskant, en especial en las escenas nocturnas a las que es capaz de darles ese aliento poético que reclamaba la historia. En They live by night podemos encontrar otros elementos de interés como la excelente interpretación de la pareja protagonista, muy convincente en sus diálogos, en sus miradas y en sus silencios, que logran transmitir perfectamente al espectador una sensación de anhelo de cotidianeidad cercenado por las adversas y fatales circunstancias; o el excelente guión firmado por Charles Schnee y el propio Nicholas Ray a partir de una novela de Edward Anderson, que sería adaptada bastantes años después por Robert Altman.




They live by night, es sin ningún género de dudas, una joya del género negro, en la que podemos elementos afines al género como una fuga carcelaria, diversos atracos, y sobre todo el destino trágico de una historia de amor condenada por la sociedad y por las circunstancias a tener un triste final. Exactamente igual que en Solo se vive una vez, El demonio de las armas o Bonnie and Clyde.



They live by night

Año: 1948

País: Estados Unidos

Intérpretes: Farley Granger, Cathy O'Donnell, Howard Da Silva, Jay C.Flippen, Ian Wolfe, Helen Craig, Will Wright, Harry Harvey, Marie Bryant, William Phipps, Will Lee, Jim Nolan, Teddy Infuhr.

Guión: Charles Schnee, adaptado por Nicholas Ray, a partir de una novela de Edward Anderson.

Fotografía: George E. Dikant en blanco y negro

Música: Leigh Harline

Productora: RKO Radio Pictures

Productor: John Houseman

Director: Nicholas Ray

POST DEDICADO A LA MEMORIA DEL RECIENTEMENTE FALLECIDO FARLEY GRANGER.