viernes, 21 de noviembre de 2014

Mis 101 temas favoritos: Look at life(The Hollies) 101

En este nuevo retorno a la actividad bloguera he decidido tomarme la pequeña libertad de emular el ejercicio que Mo Sweat está realizando en su maravilloso blog de baloncesto, Fo Fo Fo, en el que aparte de realizar unos magníficos posts dedicados al mundo del baloncesto, está haciendo desde hace un tiempo el ejercicio de seleccionar 101 temas musicales de gran calidad.

He decidido empezar con esta tierna balada de uno de los grandes grupos británicos de los 60 y 70, The Hollies, y por cierto, tan injustamente olvidado como los clásicos DC anteriores a los 80 por parte de la editorial ECC, la cual salvo excepciones puntuales no suele arriesgarse con ese material.

La canción se llama Look at life y pertenece a uno de los mejores álbumes de los Hollies, en su etapa posterior a la marcha de Graham Nash, Hollies sing Hollies.
 

  Look at life, take a look around you

Look at life, doesn't it astound you? 

 See the colors of the sky

Watch the colors of a rainbow

We're so lucky, you and I 

Look at life

 It's there for us

So why don't we use it

 Four seasons of the year

All you do is choose it

 Warm summers bring the sun

 And with the falling leaves the autumn

All the new things come with spring

 Look at life
 
Warm summers bring the sun

And with the falling leaves

 We get the autumn

The autumn

 You see a young boy pick a flower

Why does he do it? 

He picks it for the one he loves

 That's why he does it 

 He sees the colors of the sky

Watches the colors of a rainbow

 We're so lucky, you and I 

Look at life

 Look at life, look at life,

 look at life Look at life,

look at life 

(TERRY SYLVESTER/ALLAN CLARKE)

THE HOLLIES.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Homenaje en imágenes a los San Antonio Spurs


Durante el pasado mes de junio el baloncesto hizo justicia con una de las dinastías ganadoras más auténticas de la mejor liga del mundo; y digo auténtica fundamentalmente por su forma de concebir este juego y de construir los equipos que integran sus plantillas. Los Spurs más que un equipo de la NBA parecen un programa universitario a raíz de la llegada del técnico Gregg Popovich, cuyo sentido colectivo del juego ha creado uno de los proyectos ganadores más longevos que un servidor recuerda. 

Gregg Popovich nos ha demostrado que es posible ganar sin ser una franquicia ubicada en un gran mercado como pueden ser Nueva York, Los Angeles o Chicago; también nos ha enseñado una filosofía basada en el juego colectivo forjado en torno a la estrella menos diva y con más talento del planeta NBA, Tim Duncan, y una pléyade de buenos jugadores al servicio del colectivo entre los que han destacado a lo largo de estos últimos 15 años David Robinson, Tony Parker, Manu Ginobili, Terry Porter, Avery Johnson, Bruce Bowen o Kawhi Leonard.

Este es un homenaje a una franquicia histórica que en los últimos años ha conocido el éxito ganador, pero que a lo largo de su historia nos ha regalado grandísimos jugones. Ahí va una pequeña muestra.


James Silas


Swen Nater

Mark Olberding

Larry Kenon

Johnny Moore


George Gervin


Artis Gilmore


Mike Mitchell


Gene Banks


Alvin Robertson


David Robinson


Rod Strickland


Terry Cummings


Sean Elliott


Willie Anderson


Dale Ellis


Chuck Person


Dennis Rodman


Dominique Wilkins


Avery Johnson


Terry Porter


Gregg Popovich



Tim Duncan


Jerome Kersey


Malik Rose


Tony Parker


Manu Ginobili


Stephen Jackson


Steve Smith


Glenn Robinson


Bruce Bowen


Hedo Turkoglu


Michael Finley


Robert Horry


Fabricio Oberto


Brent Barry


Richard Jefferson


Tracy McGrady


Gary Neal


Kawhi Leonard


Boris Diaw


Tiago Splitter


Danny Green


Marco Belinelli

miércoles, 15 de mayo de 2013

Iron Man 3

Aunque tanto el cine, como la literatura y los cómics sean narración, o al menos una parte importante de ellos, ya que no sería justo obviar ni el lado lírico, ni el descriptivo que también poseen dichas disciplinas artísticas, sus lenguajes y sus modos de expresión son muy distintos entre sí con lo que es muy usual que surjan problemas a la hora de adaptar una determinada historia que haya triunfado en un medio a otro totalmente distinto. Por un lado, uno de los grandes problemas es el de la fidelidad o no hacia lo narrado en el medio de origen, y por otro el hecho de que por un exceso de mimetismo con el medio de partida se pierda la esencia de lo que debería entenderse como adaptación; en concreto, estoy pensando en Watchmen, la versión cinematográfica de Zack Snyder sobre el cómic de Alan Moore y Dave Gibbons, y en cómo el deseo de ser fiel a la obra original puede llevar a que se pierdan por el camino las señas de identidad que toda obra debería tener, o dicho en otras palabras ese sello genuino que bien podríamos calificar como alma y corazón. 
 
En el caso de las adaptaciones de cómics de superhéroes, tanto de Marvel como de DC, los aficionados nos solemos llevar las manos a la cabeza cuando la fidelidad hacia lo narrado originalmente en los tebeos se ve vulnerada. En ese sentido nos suele escandalizar bastante ver por ejemplo a un Kingpin negro, que en la trilogía de X-Men las generaciones de mutantes se mezclen sin ton ni son, o que en el caso de Iron Man 3 la utilización que se haga de un villano como el Mandarín o del virus Extremis no sean muy fieles,por decir algo, a sus originales tebeísticos; cuando lo que realmente debería importar es, independientemente de la fidelidad o no, si se ha conseguido realizar una buena película, y sobre todo si ésta consigue funcionar por sí misma y no como remedo sin alma de una sacrosanta e invulnerable obra original. 
Vaya por delante que Iron Man 3 me ha parecido con diferencia, al menos después de este primer visionado, la mejor película de la trilogía de Iron Man, ya que si la primera en principio no me gustó todo lo que esperaba sí que en posteriores visionados me ha parecido una estupenda película, y que la segunda(hasta que la vuelva a ver y pueda o no cambiar de opinión) me parece hasta la fecha el peor film de todos los que se han hecho dentro todo lo que tenga que ver con Los Vengadores. Iron Man 3 se trata por tanto de un film intimista, mucho más una película de Tony Stark que de Iron Man, y de una deconstrucción del superhéroe mostrándolo como un ser humano vulnerable y con pies de barro al que salvar el mundo puede dejarle con un estrés postraumático difícil de superar, ya que por encima de todo un superhéroe no deja de ser una persona con inseguridades y susceptible de sufrir a causa de ellas. 
La cinta tiene en todo el momento el nivel de seriedad que de un tiempo a esta parte está impregnando al género en el cine desde el estreno de la trilogía de Batman de Christopher Nolan, pero sin perder en ningún momento el humor y el sentido del espectáculo que han hecho de Iron Man y de Los Vengadores un valor seguro en cuanto a cine de entretenimiento de calidad; y al igual que en entregas anteriores Robert Downey Jr se come la pantalla y demuestra haber nacido para interpretar al personaje de Tony Stark, aunque su Tony sea más humorístico y tenga un punto de irresponsabilidad del que carece el personaje en el cómic, pero como ya decíamos antes, medios distintos, concepciones y enfoques diferentes. 
Uno de los puntos de mayor disensión entre los aficionados al cómic que han visto la cinta es, como ya mencionábamos con anterioridad el uso que se hace de un villano como El Mandarín, o más bien deberíamos decir la falta de uso que se hace de este villano como tal, mucho más cercano a un  Osama Bin Laden de paja que a la temible némesis del Vengador Dorado que desarrollaron con buen criterio guionistas como David Michelinie o Kurt Busiek. Sin embargo, los responsables de la película con el director Shane Black a la cabeza consiguen plantear una interesante trama en la que aparece reflejado el problema del terrorismo y la obsesión estadounidense por la seguridad, generada desde los atentados del 11 de septiembre y alimentada con los últimos atentados ocurridos en los últimos meses. Por lo tanto, en ese sentido, y por lo que a un servidor respecta, se trata de unos cambios que aportan elementos de interés y que contribuyen a crear una buena película.
Por último, el trabajo de los actores, con Robert Downey Jr a la cabeza resulta bastante efectivo, tanto en el caso de los habituales Gwyneth Paltrow y Don Cheadle, como de Rebecca HallBen Kingsley, y Guy Pearce, confirmándose definitivamente el mimo en la elección del reparto a la hora de interpretar a los villanos que ha sido seña de identidad de la saga de Iron Man. Tradición iniciada con la elección del mítico Jeff Bridges, continuada con Mickey Rourke y finalizada con unos intérpretes tan carismáticos como Kingsley y Pearce. En definitiva, un gran entretenimiento, una reflexión sobre el lado humano del superhéroe, una película intimista, una historia de amor y un gran espectáculo; elementos todos ellos que me llevan a rezar para poder seguir viendo a Robert Downey Jr incorporando a Tony Stark tanto en Iron Man 4, como en Los Vengadores 2.
 
Iron Man 3
Año:2013
País: Estados Unidos
Título original: Iron Man 3
Intérpretes: Robert Downey Jr, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Ben Kingsley, Guy Pearce, Rebecca Hall, James Badge Dale, Stephanie Szostak, Ty Simpkins, Wang Xueqi, Jon Favreau, William Sadler, Miguel Ferrer.
Guión: Shane Black y Duane Pearce
Música:Brian Tyler
Fotografía: John Toll
Productora: Marvel Studios/Disney
Director: Shane Black